Web Anterior

Artículos de opinion

El COVID-19, las vacunas y la universidad

El COVID-19, las vacunas y la universidad

El presidente Pedro Castillo anunció el pasado lunes seis de setiembre que se instalará en el Perú una planta para la producción de local de vacunas; optimistamente manifestó: "Producto de las negociaciones entre el gobierno peruano y el gobierno ruso se ha coordinado la instalación de una planta de producción de la vacuna Sputnik en el país". El anunció se da en un momento en el que, según las tendencias epidemiológicas, estamos ad portas de una tercera ola de la pandemia y, según el ex ministro de Salud Oscar Ugarte, ésta dejaría entre 67 mil y 115 mil fallecimientos y los contagios superarían los 2,4 millones. Más aún esta situación parece inevitable a luz de lo sucedido en países con tasas más altas de vacunación como Israel, Inglaterra, Estados Unidos que vienen sufriendo por lo menos en ciertas zonas de su territorio rebrotes tan mortales como en la primera ola.

En medio de este trágico fenómeno la ciencia médica con una rapidez inédita ha desarrollado una respuesta biológica a través del uso de vacunas de diversos tipos que al parecer están siendo efectivas para contener por lo menos el agravamiento de los casos y evitar mayores tasas de mortalidad. Según la Organización Mundial de la Salud (OMS) las vacunas son: “Una forma sencilla, inocua y eficaz de protegernos contra enfermedades dañinas antes que las personas se infecten, activando las defensas naturales del organismo enseñándoles a resistir el ataque de los micro organismos respondiendo con una respuesta inmunológica entrenada”. Tras “vacunarnos”, nuestro sistema inmunitario produce anticuerpos como ocurre cuando enfermamos, con la diferencia de que las vacunas son inocuas por contener agentes (como virus o bacterias) muertos o debilitados y no causan enfermedades ni complicaciones.

La biotecnología, ciencia moderna e híbrida que combina los conocimientos de biología, medicina, farmacia e ingeniería, ensaya a nivel mundial diversas plataformas para la producción de vacunas. Desde los clásicos modelos basados en virus atenuados o inactivados (como la de Sinopharm y Sinovac) hasta tecnologías más modernas que utilizan solo partes no replicantes del virus o su propio material genético suficientes para desencadenar inmunidad en los humanos (Como las de Pfizer, Astra Zeneca o Johnson&Johnson). Lo complicado es que, independientemente del tipo de vacuna, los requisitos biotecnológicos para su fabricación demandan una fuerte inversión en investigación y recursos tecnológicos; así como en recursos humanos altamente capacitados y cadenas de suministro inviolables y eficientes.

En nuestra región, actualmente solo Argentina y Brasil cuentan con plantas privadas capaces de fabricar vacunas para humanos. A través de convenios directos entre gobiernos o gobierno - industria, estos países tienen la capacidad para desarrollar parte de los procesos finales de la fabricación. En Argentina, por ejemplo, se fabrica la segunda dosis o segundo componente de la vacuna Sputnik en una planta privada de la compañía Richmond gracias a la transferencia tecnológica del Instituto Estatal Gamaleya de Rusia y de la Fundación Rusa para la Investigación. De esta forma y hasta el momento Argentina ha logrado producir desde junio de este año casi 200,000 dosis a pesar de conflictos de incumplimiento de entregas de la primera dosis por parte de Gamaleya.

El Perú actualmente no cuenta con industria privada que desarrolle vacunas para humanos. Sin embargo y a pesar de las dificultades el Ministerio de Salud mantiene una fortaleza, El Instituto Nacional de Salud (INS), que por capacidad instalada y capacidad de sus profesionales es una institución de referencia para una potencial fabricación de vacunas. El INS fabrica actualmente sueros antiponzoñosos (contra venenos de serpientes y arañas endémicas), reactivos de diagnóstico y medios de cultivos biológicos. Sin embargo y debido a la complejidad que representa manufacturar bajo presión de una gran demanda, la capacidad actual del INS es muy insuficiente.

En este escenario, la pretensión del Presidente Castillo colisiona con dificultades que hoy parecen insalvables y que el propio Ministro de Salud, Hernando Cevallos, ha aclarado poniéndole al proyecto un horizonte de mínimo tres años. Otros especialistas en la materia consideran que en realidad la factibilidad podría ser a no menos de 5 años. El principal factor en contra de la propuesta es el hecho de no tener una industria farmacéutica privada, asentada en el país y que fabrique vacunas. Brasil y Argentina avanzaron sobre la base de una tecnología ya existente para ese fin. El Perú no tiene aún esta tecnología y el estado debe promover la inversión extranjera para atraer laboratorios internacionales para la manufactura de productos biológicos, tal como ha sucedido en los últimos 10 años con la industria de productos farmacéuticos tradicionales que gracias al marco normativo de la Ley de productos farmacéuticos, dispositivos médicos y productos sanitarios, exige que la industria farmacéutica cumpla elevados estándares de buenas prácticas de manufactura que les permiten luego exportar sus productos desde el Perú a mercados tan regulados como Estados Unidos y Europa.

Comentario aparte merece la propuesta del laboratorio peruano de productos para uso veterinario Farvet de una vacuna para el COVID19 que terminó siendo un fracaso porque el producto no fue ensayado clínicamente de manera oficial y no demostró por tanto los criterios mínimos de seguridad, eficacia y calidad ante los entes reguladores. En realidad, es necesario tomar conciencia de nuestras limitaciones en esta área de la investigación y desarrollo farmacéutico y comprender que sin industria privada con capacidad instalada en el Perú para el desarrollo de productos biológicos de uso humano es muy difícil desarrollar los productos a nivel local.

¿Qué rol juegan las universidades en este contexto? A estas alturas es obvio que el factor limitante principal para nuestra incapacidad de fabricar vacunas, aparte de la capacidad instalada, es la falta de profesionales formados en biotecnología farmacéutica. En ninguna Escuela o Facultad de Farmacia del país se forman biotecnólogos con ese perfil. Un caso especial es el de la Universidad Católica del Perú que desde el año 2017 en alianza con la Universidad Cayetano Heredia oferta la carrera de Biotecnología, pero con un perfil de competencias de sus egresados dirigido hacia el desarrollo de biomateriales y dispositivos médicos, no hacia el desarrollo de productos biofarmacéuticos como vacunas y sueros.

Urge por tanto que el Estado a través de las universidades que tienen carreras de Farmacia y Bioquímica y Biología y Microbiología desarrollen un proyecto con este fin. Tal vez las actuales circunstancias y la necesidad surgida por la pandemia sea un escenario sanitario adverso pero propicio para una planificación previsional integral que considere la formación de profesionales con capacidades para proponer soluciones utilizando biotecnología de punta. Par este fin se debe buscar el compromiso de la industria privada debido a su experiencia, conocimiento de las cadenas de importación de insumos y la gestión de buenas prácticas de manufactura de productos farmacéuticos.
Por otro lado, es necesario que el Ministerio de Educación a través de CONCYTEC y las Escuelas de Farmacia y Bioquímica públicas y privadas desarrollen un proyecto de mediano plazo para la formación de profesionales con un perfil orientado al desarrollo de recursos biotecnológicos farmacéuticos. El proceso de formación profesional tanto de estudiantes como docentes debe desarrollarse con experiencias en el extranjero a través de convenios con países donde existan industrias de alta tecnología y que mediante la previsión de líneas de financiamiento fiscal permitan mecanismos de transferencia tecnológica.

Si bien el desarrollo de nuevos medicamentos y vacunas para contrarrestar el COVID es muy urgente y el desarrollo de competencias profesionales propias sean de mediano y largo plazo, los esfuerzos en este sentido deben empezar ahora. Las capacidades que desarrollen estos nuevos profesionales serán una fortaleza para el diseño y la manufactura de medicamentos biológicos no solo para la COVID19 sino además para la elaboración de otros con propósitos farmacológicos diferentes que en este momento son una esperanza para la prevención, tratamiento y mitigación de múltiples enfermedades que no tienen una alternativa de curación sostenible con el uso de la tecnología farmacéutica tradicional. Hablamos por ejemplo de medicamentos biológicos para enfermedades degenerativas como el Parkinson o Alzheimer, enfermedades crónicas como diabetes e inclusive tratamientos alternativos para el cáncer.

A pesar de las dificultades es un momento propicio para la academia peruana y las universidades públicas y privadas de desarrollar un proyecto consistente en este sentido. Las universidades conjugan en este propósito su rol académico, la necesidad de hacer investigación científica y sobre todo su innegable responsabilidad social de ofrecer a la comunidad alternativas propias para el mejoramiento de la salud pública en general.


Dr. Percy A. Ocampo Rujel
Director del Instituto de Investigación de la ULADECH Católica

Noticias relacionadas

  • September, 07 2021
Rector y docentes de ULADECH Católica son reconocidos como evaluadores ex[...]
  • May, 20 2021
La obstetricia en tiempos de la covid-19 en el Perú
  • March, 15 2021
La ULADECH Católica otorga a los estudiantes "Chip Corporativo 10GB"
  • February, 01 2021
Frente a la covid-19 la ULADECH Católica realiza monitoreo y seguimiento a[...]
  • January, 25 2021
El rector de la ULADECH Católica es invitado a conformar el equipo "Líder[...]
  • January, 25 2021
La ULADECH Católica inició los Talleres Culturales y Deportivos en la sed[...]
  • January, 21 2021
La ULADECH Católica entregó Kits sanitarios al director del colegio 8 de [...]
  • January, 21 2021
La universidad CATÓLICA preparada y fortalecida para enfrentar posible seg[...]
  • January, 21 2021
El centro de idiomas de la ULADECH Católica inicia cursos de inglés y por[...]
  • January, 20 2021
Una nueva forma de enseñanza y aprendizaje en la educación no presencial
  • January, 04 2021
Capellán de la ULADECH Católica inauguró planta de oxigeno medicinal "Di[...]
  • January, 04 2021
La Uladech Católica realizó la "Exposición Virtual de Experiencias del S[...]
  • January, 04 2021
19 mil estudiantes de la ULADECH Católica difundieron protocolos para prev[...]
  • December, 17 2020
La Uladech CATÓLICA entregó kits de salud e higiene a personas vulverable[...]

ULADECH esexperienciacalidad

Más en artículos de opinión

Mantente en contacto

Jr. Tumbes 247 - Casco Urbano, Chimbote - Perú

(043) 34-3444   |  centro_servicio_ti@uladech.edu.pe

Puedes escribirnos haciendo Clic Aquí.

Centro de Atención al Usuario (WhatsApp)

Maestrías y Doctorados

Segundas Especialidades

© 2021 Universidad Católica los Ángeles de Chimbote | Implementado por: Coordinación de Tecnología Web

Menu Principal